Humo y olor de pintura… ¿Es normal con una estufa nueva?

La mayoría de la gente se alarma al observar una especie de humo (neblina) y olor a pintura, las primeras veces que usa su nueva estufa de leña. Las pregunta que se hacen son del tipo: ¿Que ocurre?, ¿Es defectuoso el producto?, ¿Porque o por donde está saliendo el humo?, ¿…y este olor a pintura quemada?

Antes de seguir con más detalles sobre el tema, tenemos que destacar, que es… Absolutamente normal y lógico ;  y ahora te explicamos los motivos:

– Durante los primeros encendidos es normal que se produzca humo. Esto se debe a que se queman ciertos componentes de la pintura anticalórica al mismo tiempo que se adhiere el pigmento a la propia estufa. Por ello se recomienda ventilar abundantemente la habitación hasta que esto desaparezca.

Esto se ajustaría a lo que ocurre en los primeros encendidos de cualquier estufa de leña. Tenga en cuenta que los aparatos son tratados con pintura anticalórica, que adquiere su dureza final tras unos cuantos procesos de encendidos y apagados. Esto lo indicamos en nuestro artículo: “Estufa de leña, ¿como encender por primera vez?

Los primeros encendidos; es lo que nosotros denominamos “rodaje de la estufa”, y consiste en calentar la estufa poco a poco. Esto se consigue poniendo en el hogar poca leña, iniciando un fuego pequeño e ir aumentando la cantidad de carga  de leña hasta que alcancemos una alta temperatura en la cámara de combustión, para que el acero y la pintura vayan dilatando al mismo tiempo, consiguiendo curar – quemar poco a poco la superficie pintada. 

En estos primeros encendidos notara un olor a pintura quemada y humo saliendo de la superficie de la estufa, que puede hacerle pensar que el aparato pierde humo por algún sitio, cuando no es así.

En esta fase de Rodaje de la Estufa, es recomendable tener bien aireada la habitación o estancia donde esté colocada, dejando las ventanas abiertas, para que se vaya el humo y el olor a pintura.

Después de los primeros encendidos, siendo el primero el peor, notará cómo ese olor va a menos y el vaho también desaparece, ya que habrá finalizado el rodaje del aparato. Si un día después del rodaje del aparato, lo sobrecargamos provocando sobrecalentamiento, volveremos a notar, mientras dure ese sobrecalentamiento, olor a pintura.

¿Qué puede ocurrir si no llevamos estas precauciones en las estufas nuevas?

Si en los primeros encendidos utiliza una carga grande de leña con el fin de adquirir una alta temperatura en el menor tiempo, se produce una evaporación, curado – quemado  de la pintura anticalórica demasiado precipitada  que podría   perjudicar la adherencia de la propia pintura. 

Nunca hemos de cargar la cámara de combustión por encima de las recomendaciones del fabricante, ya que se generara un sobrecalentamiento de la estufa, provocando daños en las piezas estructurales de la estufa pudiendo llegar a estropearla.